A pesar de nacer en un país donde la brecha de género es del 66,8% y donde solo por ser mujer se convive con la discriminación, prejuicios, violencia y negligencia, Meera Devi y sus compañeras periodistas crearon un medio de comunicación que se esfuerza por romper con todas las tradiciones discriminatorias y plantar cara al poder y los poderosos.

En 2002, en el pleno corazón de la zona más poblada de la India, donde la opresión a las mujeres es ampliamente conocida, comenzó a funcionar el medio de comunicación Khabar Lahariya, que en español significa “olas de noticias”, el primero creado y dirigido íntegramente por mujeres en el país. 

Además de ser discriminadas por su género y elección de profesión, incluso por sus familias, son segregadas por ser mujeres dalit, una casta considerada impura. A pesar de todo esto, a través de la prensa se esfuerzan por denunciar cualquier tipo de injusticias, relacionadas principalmente con los altos niveles de corrupción de la ciudad, la precaria salud pública, la criminalidad contra las mujeres y opresión a las minorías. 

Khabar Lahariya se enfrenta también a cifras poco alentadoras: “315 millones de personas de la India rural son analfabetas. Solo un 10% de jóvenes de zonas rurales (14-18 años) tiene estudios de secundaria, y si tenemos en cuenta que la mayoría de la población india, casi un 70%, vive en zonas rurales, este porcentaje [de analfabetismo] es muy elevado”, según la Fundación Vicente Ferrer.

Su trabajo las puso en el foco de atención, durante cinco años fue documentado por Suhmit Ghosh y Rintu Thomas. La cinta producida, titulada Escribiendo con fuego fue nominada al premio Oscar 2022 como mejor documental.

En el documental destaca la declaración de una de las reporteras, que dijo que “ser periodista me da el poder de luchar por la justicia. Y por eso quiero ser recordada”.  Vale mencionar que India ocupó el puesto 142 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa en 2021.

Con información de infolibre.es