Hablar sobre la Bolsa de Valores es un tema un tanto complejo. Este es un término clave y primordial que debes conocer si deseas pertenecer al universo financiero. Este artículo te permitirá aclarar dudas y te acercará un poco al mundo de la Bolsa de Valores.

Arranquemos por el inicio, ¿Qué es la Bolsa de Valores?

Es un mercado donde se ponen en contacto tanto demandantes (personas que adquieren un producto o servicio) y oferentes (persona o institución que ofrece ese producto o servicio) para realizar transacciones mercantiles a través de intermediarios autorizados.

En el año 1947, se fundó la entidad privada encargada del mercado de capitales de Venezuela, denominada la Bolsa de Valores de Caracas. Esta institución cumple las siguientes funciones de orden económico:

  • Permite la fijación de los precios de los títulos en función de oferta y demanda.
  • Facilita las operaciones a través de la sesión diaria electrónica, es decir, a través del mantenimiento de un mercado continuo, confiable y ordenado, con reglas para las operaciones y disciplina para los sistemas.
  • Ofrece indicadores que permiten seguir el curso de las variaciones de los precios y el volumen de las transacciones.
  • Suministra acceso a información relevante sobre los sujetos emisores.

¿Sabes cómo funciona una Bolsa de Valores?

La Bolsa de Valores actúa como un mercado secundario ya que en ella se transfiere la propiedad de activos financieros que han sido emitidos previamente a través de una oferta pública inicial de acciones, es decir, se puede operar con las acciones sin la presencia de la empresa emisora.

Por lo antes escrito, existe la figura de intermediarios financieros autorizados. Ellos son los responsables de operar representando a la empresa o individuo que lo contrate para realizar las transacciones, donde cobran una comisión por sus servicios.

Si las empresas desean participar en una Bolsa de Valores, deben hacer de carácter público sus estados financieros. De esta forma se podrá obtener información sobre el crecimiento de la organización y su situación financiera actual.

Hoy en día existen bolsas de valores virtuales, donde se contacta a un corredor de bolsa y se adquieren acciones de manera online.

Invertir en la bolsa tiene sus beneficios tanto para las personas como para las empresas, por ejemplo, mayor opción para rentabilizar sus ahorros y la oportunidad de participar en un mercado regulado que ofrece seguridad. También se puede estar expuesto a perder el dinero invertido, pero de eso se trata correr el riesgo y apostar a que los resultados sean positivos.