Franco Modigliani y Merton Miller diseñaron esta teoría cuando ambos eran profesores en la Escuela de Graduados de Administración Industrial de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos.  

Los -ahora- Premios Nobel no tenían experiencia en finanzas corporativas, justo lo que deberían enseñar. En medio de sus lecturas y repasos, descubrieron que la información sobre la estructura financiera de las empresas era inconsistente y los conceptos defectuosos, por lo que se dispusieron a llenar los vacíos existentes y publicaron el que se conoce en la actualidad como Teorema MM que, desde los años 1950, ha sido parte esencial del pensamiento académico moderno sobre estructura de capital. 

El postulado explica que el valor de mercado de una empresa se calcula con base en sus ganancias futuras y activos subyacentes, sin dejarse influir en absoluto por la forma de financiamiento en ausencia de impuestos, los costos de quiebra y transacción, las posibles asimetrías en la información de los agentes, la política de dividendos, la equivalencia en los costos de endeudamiento y demás.

.

En resumen, el valor de la corporación es independiente de la forma en que financia inversiones o distribuye dividendos. La teoría también explica que el valor de una empresa sin apalancamiento es igual al de la empresa apalancada en un escenario sin impuestos, pero es desigual en el mundo real. El apalancamiento implica que la organización utilizó estrategias para aumentar la cantidad de dinero que puede destinar a inversión.

Entre otras aristas, el Teorema MM desarrolla la relación entre el costo del capital y la forma en la que el riesgo de una empresa apalancada afecta la expectativa de rendimiento que puede tener un accionista.

Con información de traders.studio y estudyando.com