La corrección monetaria es un movimiento contable que se realiza debido a los efectos de la inflación y la necesidad de mantener en equilibrio el poder adquisitivo. Esteves (1998) en su Diccionario de Banca y Finanzas indica que “durante los periodos de fuertes oscilaciones de los precios, el poder adquisitivo de la moneda varía en el mismo grado que en dirección contraria a la de los precios”.

Explica, además, que tanto la moneda como instrumentos monetarios como los bonos y créditos se aprecian o se deprecian. Ante esta variación de valor, surge la corrección monetaria, en función de restablecer el poder adquisitivo. Dicho en otras palabras, este mecanismo revaloriza los derechos y los bienes. 

Para períodos de inflación, se usa la corrección monetaria para evitar que el bien pierda su valor y que la capacidad de compra disminuya, esto aplica para los activos y algunos pasivos.