Los financiamientos son un recurso importante con el que cuentan los clientes de las instituciones financieras para hacer una compra de un bien necesario o sortear alguna situación difícil e inesperada. 

Los créditos son concedidos después de analizar tu capacidad de pago y ten en cuenta siempre que deberás regresar el total del dinero que te prestaron más los intereses que se hayan acumulado y que fueron convenidos al principio del plazo establecido.

Son un compromiso adquirido que debes honrar, así que es fundamental que tu solicitud sea la adecuada para lo que necesitas. En ese sentido, te ofrecemos una serie de recomendaciones al momento de pedirlos:

1.- Analiza los costos totales

No se trata solo de ver las tasas de interés, sino también de revisar el costo anual total y el costo total del crédito para que tengas un panorama claro de lo que debes y en qué forma debes pagarlo.

2.- Entrega todo lo que te piden desde el principio

Te conviene entregar toda la información que te piden desde la primera vez, ya que cualquier aclaración o documento que te falte puede significar un retraso en el proceso. Así que revisa bien cuáles son los recaudos y requisitos.

3.- Revisa detalladamente el contrato

No firmes nada que no leas con detenimiento. Verifica si hay penalizaciones o cargos extras, así como si existe la posibilidad de pagar de forma anticipada.

4.- Realiza simulaciones

Esto te permitirá saber cuántos pagos debes hacer, las cantidades de cada uno y las fechas comprometidas. Te será posible conocer el comportamiento del crédito y cuánto habrás pagado cuando acabes.

5.- Elige el plazo correcto de acuerdo a tu capacidad de pago

Si eliges un plazo largo para tener menores mensualidades, terminarás pagando más intereses. Por el contrario, si es muy corto, las cuotas podrían requerir muchos de tus recursos cada mes. Calcula bien que es lo que más te conviene a ti.

6.- No solicites más dinero del que necesitas

No cometas el error de pedir más de lo que requieres porque ese dinero adicional te mantendrá endeudado más tiempo.

7.- Elige un tipo de tasa según tu perfil

Ten en cuenta que las tasas variables son arriesgadas porque pueden acarrear ajustes durante el periodo de pago.

8.- No te retrases nunca en los pagos

Es muy importante abonar todas las cuotas en los plazos que hayas fijado. SI no cumples, podrían penalizarte y eso acarrearía más comisiones e intereses.

En el BOD disponemos de una cartera de financiamientos adaptados para las necesidades de cada cliente, bien sea persona natural o persona jurídica.