El escritor de El llano en llamas y Pedro Páramo falleció un 7 de enero de 1986. El mexicano Juan Rulfo es considerado uno de los más grandes escritores de su país y uno de los mejores del siglo XX a escala internacional. 

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno (su nombre completo) tenía seis años cuando, debido a la Guerra Cristera en México, su padre fue asesinado; cuatro años más tarde, en noviembre de 1927, su madre falleció. Al quedar huérfano, tuvo que vivir un tiempo en un orfanato, al que describió como una prisión con pandillas.

Aunque su obra es breve, es considerada de gran calidad. A pesar del éxito que tuvo, de los reconocimientos que obtuvo y de los premios que ganó, jamás llegó a considerarse un verdadero escritor. De hecho, se llamaba a sí mismo “un escritor aficionado” y únicamente terminó tres libros en su vida. 

Algunos proyectos jamás fueron terminados o publicados porque no los consideró suficientemente buenos. Rulfo fue conocido por ser poco sociable y enigmático, además, era extremadamente tímido, silencioso, realista, celoso de su intimidad, crítico y creativo.

Su talento no se limitaba a las letras. Tenía un gran talento para la fotografía, dejó miles de instantáneas que fueron publicadas en periódicos y revistas de gran alcance. También tuvo una faceta poco conocida como historiador, escribió un libro acerca de la conquista y colonización de Jalisco, México.

Rulfo obtuvo varios reconocimientos importantes a lo largo de su carrera como el Premio Nacional de Literatura (1970), el Premio Príncipe de Asturias (1983) y el Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional Autónoma de México.