Affidavit es una expresión latina utilizada especialmente en los países sajones, que designa el hecho de declarar bajo juramento una persona que se presenta como testigo. En un principio, se le llamaba así a la manifestación jurada hecha por el Capitán de un buque mercante que aseguraba no llevar a bordo más carga de la consignada en la documentación.

Ahora, affidavit también tiene una acepción más relacionada a las finanzas. En este ámbito constituye una afirmación jurada que los tenedores de títulos públicos reembolsables formulan sobre su residencia en el extranjero. Un affidavit suele realizarse por ciudadanos extranjeros poseedores de ciertos valores mobiliarios para demostrar ante las autoridades tributarias de un país que los impuestos de estos han sido pagados total o parcialmente en el país de origen.

El affidavit es un contrato o documento que obliga al ciudadano o al residente que lo firma o, en su caso, a los testigos legales para firmar, a responder económicamente por la persona financiada. Un ejemplo:

“Consta en el expediente un affidavit otorgado por la madre de los menores, Doña Tatiana, ante un fedatario público de su país, en el que esta manifiesta su consentimiento para que sus tres hijos se encontrasen con su padre en España y permanecieran en este país con él”.

En Estados Unidos la firma del affidavit of support es uno de los requisitos que se le exigen a un ciudadano o un residente para que pueda reclamar con éxito la tarjeta de residencia permanente para un familiar. Es un contrato que garantiza al gobierno del país receptor que el migrante financiado no se va a convertir en carga pública

Con información del Manual de Términos Bancarios del Banco Provincial (1992), globalnegotiator.com, dpej.rae.es y accesolatino.org