Design-Thinking-(Texto)Un proyecto surge de una idea la cual consta de procesos para llegar a consolidarse como un negocio exitoso. Al realizar una planificación estratégica, reducimos riesgo de encontrarnos en el camino con sorpresas inesperadas. Existen diferentes técnicas que al ser aplicadas nos permiten tener un abanico de ideas que ayuden a aumentar esa posibilidad de éxito que buscamos. En este artículo, te mostraremos una de esas metodologías para que la aproveches al máximo. ¿Has escuchado hablar del Design Thinking?, descúbrelo a continuación: Conocido en español como el pensamiento de diseño, el Design Thinking es una metodología que considera hacer la planificación de una manera creativa que nos permitirá tanto tomar decisiones, como resolver posibles problemas, ya sea en nuestro diseño y desarrollo del producto que deseamos elaborar, para nuestra marca o empresa. De acuerdo al portal Medium.com, la primera persona en introducir este término fue el economista y politólogo Herbert Alexander Simon, en su libro publicado en 1969, Las ciencias de lo artificial. Sin embargo, muchos indican que Tim Brown, CEO y presidente  de la consultora IDEO, es el padre moderno del pensamiento de diseño. El Design Thinking puede ser aplicado de manera general, ya que sirve para:

  • Diseñar y desarrollar productos o servicios que sean innovadores y creativos.
  • Permite rediseñar procesos de negocios.
  • Permite involucrar a todos los integrantes del equipo a que aporten sus ideas, analizar, pensar y que de manera empática logren posibles soluciones al problema o generar nuevas estrategias de negocio.
  • Mejora la experiencia del usuario y/o clientes, ya que se basa en las necesidades reales de estos.
  • Emprender y crear empresas.
  • Acortar tiempo en creación de estrategias.

Esta metodología está definida por proceso de diseño que no es más que una serie de fases para que sea aplicada de la mejor manera, ¿Cuáles son estos pasos?:

  • Empatizar: entender al usuario. Es importante tener un acercamiento con los posibles clientes para los cuales estamos creando el producto o servicio y conocer sus necesidades, hábitos, su entorno. Para esto puedes hacer entrevistas o focusgroup.
  • Definir: en este paso debes basarte en esas necesidades o carencias que te suministraron los clientes y definir el problema.
  • Idear: una vez definido el problema, inicia el proceso creativo donde tu idea sea una propuesta de valor y sume ventajas. En esta fase puedes hacer lluvia de ideas con tu equipo con representaciones visuales y todos puedan ir viendo con claridad nuevas alternativas. Cada propuesta del equipo debe ser analizada y darle un buen enfoque entro todos.
  • Prototipar: se debe construir la representación de esa idea seleccionada, es decir, el proceso de creación de una maqueta, prototipo o modelo cercano del producto que se desea brindar.
  • Prueba o testeo: mostrar la idea a este público objetivo con la finalidad de obtener un feedback y detallar si lograste la eficiencia en la solución.

El Design Thinking no es más que crear una relación de interacción con tu equipo de trabajo – usuarios que te invita a desarrollar la creatividad y originalidad, poniéndote en el lugar de los clientes para que sea mucho más sencilla la creación de soluciones. ¡Comienza a aplicar el Design Thinking y genera ideas innovadoras!