Cuando hablamos de historial crediticio, hablamos de un reporte compuesto por todas las gestiones financieras que has registrado a lo largo de tu actividad económica, el cual puede abarcar desde la contratación de algún servicio, hasta el goce de cualquier tipo de financiamiento.

En consecuencia a esto, la importancia de tener buen historial crediticio radica en que este dará a conocer el nivel de riesgo que cualquier empresa o entidad financiera correrá al concederte un nuevo financiamiento. En pocas palabras, te permitirá (o no) figurar como un candidato elegible a la hora de optar por un nuevo crédito.

Por ello, en esta oportunidad te presentamos algunas claves para conseguir mejorar tus referencias crediticias.

5 claves para mejorar tu historial crediticio

Historial-Credicitio-1

Como mencionamos con anterioridad, es normal que una empresa o entidad financiera revise tu historial crediticio para evaluar qué tipo de cliente serás para ellos y si vale la pena brindarte o no un crédito. Para ello, estudiarán la periodicidad y puntualidad con la que realizas tus pagos, si te limitas a cancelar los montos mínimos o si abonas dinero extra a la hora de saldar una cuota, entre otras cosas.

Ahora bien, para mantener buenas referencias crediticias te recomendamos que sigas los siguientes consejos:

  • Adquiere y utiliza tus tarjetas de crédito. Utiliza tus TDC para realizar pagos recurrentes o de bajas cantidades, pues esto te ayudará a mantener un movimiento bancario constante; sin embargo, procura no utilizar todo tu crédito disponible, solo el que puedes pagar. En caso de aún no contar con una, visita la oficina de tu preferencia y solicita una TDC del BOD Banco Universal.
  • No asumas demasiados créditos. Contrariamente a lo que puedas creer, comprometerte en varios financiamientos solo te obligará a invertir más dinero en deudas, lo cual podría desbalancear tus finanzas personales y repercutir de manera negativa en tus referencias crediticias. 
  • Realiza tus pagos en el tiempo estimado. Cumplir con las fechas de pago te permitirá demostrar responsabilidad financiera, y optar por domiciliar tus pagos es una buena manera de mantener un buen historial crediticio.
  • Paga más del monto mínimo requerido. De este modo, además de reducir el período de tu deuda, también evitarás que los intereses absorban más de tu capital de lo que deberían.
  • De ser necesario, opta por renegociar tus deudas. Antes de quedar mal con tus pagos mensuales, es mejor que te pongas en contacto con la empresa o la entidad financiera con quien tienes un crédito abierto para reevaluar las fechas de pago.

Para conocer más sobre los productos y servicios que ofrecemos en el BOD, visita www.bod.com.ve y ponte en Modo BOD.