Los modelos con los que se diseñan los negocios hoy, no son los mismos que hace 30 o 50 años, en los tiempos de la revolución industrial vinieron una infinidad de herramientas que impactaron en la evolución de los modelos de producción. En la actualidad, podríamos estar pasando otro proceso revolucionario porque hoy en día vivimos adaptándonos a los continuos avances que ofrece la industria tecnológica.

22_Emprendimiento_2Las oportunidades de negocio que se han descubierto a través de la tecnología y la digitalización han permitido hacer más fáciles muchas tareas que ya conocemos, y es en ese punto precisamente donde entran las empresas de tipo “startup”; que son modelos de negocio sustentables al ofrecer algo innovador, ya sea un producto o un servicio pero que están ligadas directamente a la tecnología.

Es decir, si un negocio es nuevo, original, rentable, potencial para el mercado y viable a largo plazo, es un emprendimiento, pero no precisamente una startup, aunque ambos conllevan los mismos riesgos y posibilidades, el enfoque de la startup es otro. Lo que los diferencia es la intención de crear algo innovador, tecnológico y que en el caso de que no funcione, se pueda pulir o incluso evolucionar.

Otras diferencias entre startup y emprendimiento

Innovación no es precisamente crear algo nuevo, es aprovechar el modo en cómo se aplica la tecnología. La transformación de una idea, desarrollo y ejecución que cambia la forma en la que vemos una industria, un producto o un servicio, por lo que una startup no tiene que ser creado necesariamente por un emprendedor, ya que es un tipo de empresa.

El emprendimiento es la etapa inicial de un proyecto encaminado a ser una empresa establecida, puede ser desarrollado con cualquier rubro y ser dirigido o no, a un nicho especifico. El emprendedor corre el riesgo del éxito del negocio, debe estudiar las oportunidades para entrar y como mantenerse en el mercado.

La startup tiene metas a largo plazo, se enfoca en el futuro y trata de adelantarse a las necesidades de la humanidad. El emprendimiento por su parte, tiene metas a corto o mediano plazo y busca satisfacer el presente.

Ambos tipos de negocios son una aventura que implica dedicación, trabajo duro y constancia, pueden sobrepasar crisis sociales y económicas si tienen un buen plan de negocio que sigan al pie de la letra pero sobretodo ambos tienen hambre de éxito y esperan resultados positivos para su idea.

Identificar la idea y saber a cuál de estas dos pertenece, es el primer paso para comenzar a desarrollarla.