Todo emprendedor debe tener presente para que su modelo de negocio sea un éxito, debe estar involucrado sentimentalmente con el mismo, es decir, sentir pasión por su emprendimiento.

Muchas personas han incursionado en el mundo del emprendimiento teniendo todos los recursos necesarios. Se han preparado asistiendo a charlas o conferencias para reforzar sus conocimientos, para que sus startup evolucionen y se conviertan en medianas y/o grandes empresas, pero lamentablemente dejan de lado el factor más importante para alcanzar resultados favorables.

Sentir pasión por algo que realizas va de la mano con la fuerza de voluntad que tengas para comenzar y arriesgarte a emprender, por ser una aptitud que te empuja a conseguir con intensión eso que tanto anhelas.

Existen muchas personalidades que se han convertido en icono o figuras a seguir para comenzar un emprendimiento, porque han alcanzado con gran éxito que su negocio prospere. En este artículo queremos hacer mención del caso de una persona que ha hecho más que historia, convirtiéndose en inspiración para muchas personas que se inician en el camino del emprendimiento y como su pasión lo llevo a lograr su modelo de negocio.

Pietro Carbone, Licenciado en Administración Opción Gerencia de la Universidad Metropolitana, con una Maestría de Finanzas de la misma casa de estudios. Es especialista en espresso italiano y tostado del café en el Instituto Nacional de Espresso Italiano. Además, es el autor del libro Pasión por el Café.

A pesar de tener una licenciatura, decidió dedicarse con pasión a lo que más le gusta. Su modelo de negocio inició con los desvelos típicos del estudiante, lo que conllevó a exaltar su gusto por el café.

En la actualidad es gerente de Nino Carbone Boutique, un negocio familiar, en donde Pietro comenzó a desarrollar aún más su pasión por el mundo cafetero, ya que su padre lo enseñó a tomar espresso sin azúcar. A su vez, es el creador de la Academia del Café, realiza su propio café tostado “Carbone Espresso” para el consumo de amigos y clientes. Además, maneja su propio emprendimiento, siendo una cadena de cafetería llamada La Esquina Carbone.

Al iniciar este proyecto, Carbone se adaptó de acuerdo a la actividad que hacía, a lo que le gustaba y se planteó una visión hacia donde quería llegar con su nuevo modelo de negocio.

Lo que le permite a Carbone tener una calidad superior comparado con la competencia, es el cuidado especial que le pone a su producto, ese interés intrínseco lo motiva a seguir brindándole al público ideas innovadoras cuando de café se trata. También cuenta con baristas que trabajan por presentar el café de manera creativa y crean nuevas bebidas basándose en el producto, generando con esto iniciativas que lo distingan del mercado.   

Es importante que todo emprendedor sienta pasión por lo que hace, por su proyecto o su idea de negocio, ya que le permitirá tener perseverancia, mantenerse en el mercado y vencer todas las adversidades que puedan presentarse en el camino.